• Mi vida bailando flamenco

    Despertar, alistarse para ir a las respectivas actividades, y entonces ahí empieza la rutina diaria, cada minuto avanza y en ocasiones las acciones nos llevan de una a otra sin apreciar momentos tan sencillos como servir una taza de café…

¿Disfrutas lo que lees? Compartelo con tus amigos