El mundo de “Una tal Carlota”

Si me preguntaran cuales son mis ilustradoras favoritas, definitivamente en mi lista estaría presente Carla Soliz. Una ilustradora boliviana que ha emprendido un viaje lleno de arte y mucho humor con sus viñetas en ‘Una tal Carlota‘.

He tenido la oportunidad de hacerle una pequeña entrevista para que me cuente más sobre sus inicios y sus proyectos actuales. ¿Quieres enterarte que me contestó? Sigue leyendo.

Cuéntame un poco de ti (país de origen, a que te dedicas, cuanto tiempo llevas ilustrando, temas que tratas en tus ilustraciones).

Soy boliviana, nací en una ciudad que se llama Cochabamba. Nací en una familia artística, mi madre es artista, mi hermano músico y escritor y mi padre ingeniero, pero artista del sarcasmo. Desde muy chiquita mi madre siempre nos metía a actividades artísticas como escultura en cerámica, acuarela, pintura, música y un montón de otras actividades (para mantenernos ocupados y dejarla en paz supongo). Por eso, desde que recuerdo, siempre dibujo y pinto. Estudié diseño gráfico por que en la ciudad en la que crecí no tenía más opciones que eso o arquitectura y no estaba dentro de mis posibilidades salir a otra ciudad para estudiar. El enfoque de mi universidad era más empresarial así que la mayoría de materias tenía que ver con publicidad y diseño corporativo, cosa que odiaba y para romper con el tedio hacía viñetas de mis docentes, compañeros y contenido de las materias. Ya después de unos años de trabajar en el mundillo de la publicidad, tuve la oportunidad de irme a Barcelona a estudiar ilustración.

Si bien dibujé toda mi vida, fue después de una crisis existencial (una de las tantas) que decidí tomar el lápiz más en serio y dibujar todo lo que pasaba por mi mente a manera de reflexión y autocrítica, y a manera de deshacerme de tanto monstruo que me comía la cabeza (soy muy ansiosa). Llevo casi cuatro años desde que tomé esa decisión y no he parado de hacerlo.

Por eso, creo que mis ilustraciones en su mayoría son una burla de mis crisis personales, mis malas decisiones, mi suerte y mis mini conflictos diarios y alguna que otra ilustración que trata del mayor amor de mi vida: la comida (más específicamente las hamburguesas).

Háblame de como empezaste en la ilustración.

Como te comentaba, empecé a manera de desahogo y de encontrar un pequeño espacio mío para entenderme y sanarme. Tuve una depresión grande después de un proyecto fallido y la muerte de un ser querido así que mi cuadernito de dibujos se volvió mi mejor amigo.

¿Tuviste alguna visión original para tus ilustraciones, o fue puramente experimentación?

No tenía idea de cómo empezar, de hecho, si revisan mis redes sociales a un inicio dibujaba totalmente diferente y tenía un uso muy distinto del color. Vivo experimentando y me gusta probar con diferentes técnicas y lenguajes aunque no los use con Carlota.

¿Cuándo fue el momento en que te diste cuenta de que habías construido un seguimiento significativo con lo que haces?

El momento que empezaron a escribirme para decirme que les había dibujado una sonrisa y que ver mis ilustraciones en momentos difíciles les alegraba el día.

¿Cómo ha sido la respuesta de las personas?

Muy positiva, me encanta ver que se identifican, que comparten y mencionan a sus amigos, y me sorprende que llegue a lugares que jamás en vida imaginé llegar.

Háblame de tu proceso creativo. ¿Cuánto tiempo te lleva hacer una ilustración?

Tengo un cuaderno de dibujos donde boceteo todos los días. A manera de diario. A veces salen historias geniales sin mucha vuelta y a veces son imágenes que necesitan pensarse un poco más para poder ser una viñeta como tal. Muchas veces las dejo descansar y cuando vuelvo a ellas encuentro las soluciones que antes me faltaron. Una vez decidida la estructura y la historia de la viñeta, la dibujo con un bolígrafo, después la escaneo y finalmente la retoco y le doy color en Photoshop. Desde el bolígrafo hasta el acabado final, me toma algo así como unas dos horas.

¿Es justo decir que tus ilustraciones se basan en acontecimientos de tu propia vida?

TOTALMENTE.

¿Qué haces cuando tienes un bloqueo creativo?

Salgo a caminar, me compro algo rico para comer y hago de todo menos dibujar. Pienso que los bloqueos creativos son como si tu lago interno se hubiera quedado sin peces, es importante volverlo a poblar y se lo hace saliendo, leyendo, viendo pelis, documentales, con unas buenas conversaciones y una cervecita.

¿Tomaste mucho tiempo antes de encontrar tu propio estilo?

Bastante, desde que empecé mi manera de dibujar ha sido objeto de muchos cambios y como dijo una vez una profe de ilustración que tuve (Se llama Sonia Pulido y es genial), nuestro estilo es un resultado de nuestra personalidad y está está siempre en constante transformación. A un principio hacía todo en la computadora, ahora me gusta dibujar primero manualmente.

¿Cuáles son tus planes para lo que queda del 2018?

Hice un calendario para este año, así que no puedo dejar a mis seguidores sin calendario 2019. También estoy planificando sacar algunos productos con Carlota, por ahora las venderé sólo en mi país por que lastimosamente no contamos con un buen sistema de correos ni con métodos para pagos como PayPal. También se viene un proyecto grande que va a necesitar toda mi atención y paciencia que pronto lo compartiré por mis redes.

Sigue el trabajo de Carla en sus redes sociales

INSTAGRAM             FACEBOOK

 

¡Sígueme o comparte!

¡Hola! Me llamo Melody. Soy ilustradora mexicana y vivo en Pachuca, Hidalgo. Me gusta escuchar música, ir a conciertos, comer y tomar café (MUCHO café). Gracias por visitar mi página, ¡que tengas un hermoso día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Disfrutas lo que lees? Compartelo con tus amigos